La realidad virtual es una experiencia muy inmersiva por lo que, ante determinadas situaciones muy intensas, puedes experimentar ligeros mareos. te recomendamos que te inicies en el universo de la realidad virtual con experiencias moderadas, y que vayas incrementando el nivel a medida que vayas acostumbrándote al uso de las gafas.